Mientras sigue disfrutando de su nueva vida junto al periodista Quique Sacco, la ex mandataria María Eugenia Vidal sonríe. Sabe que su política de endeudamiento feroz le dejó una bomba al peronista Axel Kicillof, que deberá hacerse cargo de la fiesta macrista. Una fiesta que tuvo poco invitados, por cierto...

Hoy, el gobernador kirchnerista describió el difícil panorama que tiene que enfrentar la provincia por los vencimientos, que serán de 2000 millones sólo en el primer semestre. Además, anunció que comenzará negociaciones para postergar pagos y reperfilar la deuda. 

"De los 2900 millones de dólares de vencimientos de este año, dos tercios tienen que ver con la deuda tomada por el gobierno de María Eugenia Vidal", aseguró el economista. 

Y siguió: "Todos sabemos que la deuda de la provincia de Buenos Aires no es sostenible, así como está. Queremos pagar, pero hoy no podemos hacerlo. Todo el mundo sabe que es insostenible la situación", insistió. 

La situación crítica, además, excede 2020: "Por culpa del Gobierno anterior, tenemos vencimientos de 8800 millones de dólares en los próximos 4 años. La provincia de Buenos Aires no puede pagar. Necesitamos volver a crecer para poder pagar", concluyó.