En Zárate, Pilar y San Fernando, concejales de la UCR sacaron ordenanzas contra la empresa del vicejefe de Gabinete, Mario Quintana. Podrían replicarse en otros muncipios del interior de la provincia de Buenos Aires. Farmacity empieza a ser un dolor de cabeza para María Eugenia Vidal.

Se sabe: el vicejefe de Gabinete, uno de los hombres de mayor confianza de Mauricio Macri, quiere que Farmacity, empresa de la que es accionista, se instale en la provincia de Buenos Aires, a pesar de la resistencia de los farmacéuticos. Quintana quiere avanzar mientras el desembarco genera mucha resistencia social y también de los radicales, aliados de Cambiemos.

El rechazo es tal, que muchos distritos ya sacaron ordenanzas contra Farmacity, en muchos casos apoyados por la UCR, como Zárate, Pilar y San Fernando. En San Fernando, votó en contra de la empresa de Quintana Sebastián Salvador, hijo del vicegobernador bonaerense.

Ahora, la Legislatura bonaerense discute un proyecto que intenta incluir a Farmacity. Vidal quiere dejar feliz a Quintana y Macri. Sin embargo, no la tendrá nada fácil. El kirchnerismo, el massismo y los radicales, podrían avanzar con una ley que prohíba a la empresa del vicejefe de Gabinete, que mientras tanto anunció que venderá sus acciones, aunque nadie le haya creído demasiado.