El gobierno de Axel Kicillof decidió implementar un nuevo sistema para contar muertes que funcionará en tiempo real y combinará diferentes bases de datos. En la presentación de la nueva herramienta para el registro de información de la Covid-19 se informó que la provincia de Buenos Aires pasó de 8983 muertos a 12.566.

En la conferencia, los funcionarios bonaerenses aseguran que este nuevo sistema "permitirá terminar con las especulaciones respecto del número de contagiados, recuperados y fallecidos".

"Con el desafío de medir la pandemia en tiempo real, comenzamos a utilizar información proveniente de tres bases de datos (SISA, SIGEC y el Registro de las Personas). De esta manera, recategorizamos los datos de mortalidad por coronavirus y evitamos el subregistro de los mismos, un problema existente en todos los países del mundo", explicó Daniel Gollán, ministro de Salud bonaerense.

Luego detalló: "El 60% de los datos actualizados corresponden al sector privado y el 40% al público. Dentro del sector público, el 39% corresponde a hospitales provinciales, el 2% a nacionales y el 59% a municipales".

"La demora en la carga de datos en pandemia es algo mundial. No solo de acá. El dato de los muertos lo tenemos que tener para poder evaluar cómo vamos en la pandemia. Eso no lo vemos reflejado por la demora en la carga de datos", explicó Gollán, y agregó: "Puede pasar que cuando se produzca el último muerto de la pandemia, vamos a seguir registrando. Eso nos da una visión distorsionada".

El ministro dijo: "Vinimos a solucionar este problema". Y agregó que es la única provincia que cuenta con el Certificado de Defunción Digital.

A su turno, Nicolás Kreplak explicó cómo se entrecruzarían los datos de las tres bases y que, al día de hoy hasta las 14, el número de muertos por Covid-19 en la provincia de Buenos Aires es de 12.566. Esto significa un salto de más de 3500 fallecidos respecto a los que se habían ingresado al sistema hasta ayer que eran 8983.