En principio, el gobierno de Buenos Aires había autorizado a las fiestas nocturnas al aire libre para 200 personas. Sin embargo, ante el crecimiento de casos las autoridades provinciales decidieron dar marcha atrás con la medida. Por ahora, "quedará en stand by" el tema, aseguró el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco.

El diagnóstico que brindaron Bianco y el viceministro de Salud, Daniel Kreplak, fue duro en torno a la pandemia de coronavirus: “Retrocedimos un mes en quince días”, sostuvo el jefe de Gabinete sobre el rebrote de casos de coronavirus que se está registrando en territorio bonaerense.

“Más allá de que el Gobierno nacional nos autorizó decidimos no avanzar por ahora, luego del trabajo de un mes que se hizo con los intendentes y de bajar los casos”, explicó Bianco.

La decisión que implicaba un extenso protocolo con medidas de cuidado para asistentes a los eventos y los trabajadores, se pensó para evitar la proliferación de fiestas clandestinas. “Se estaba buscando algún tipo de actividad para evitar las fiestas clandestinas, durante la semana vimos que los casos siguen en aumento y decidimos no habilitarlas”, dijo el jefe de Gabinete.