El presidente de la Cámara Argentina de Productores de Cerveza Artesanal (Capca), Aníbal Loggia, reconoció que la producción puede generar fuentes de trabajo, aunque aclaró: “El tipo que se queda sin trabajo necesita un ingreso ahora. Lo que dijo Bullrich fue de ignorante. Es una fuente laboral, pero si se quiere vivir de la cerveza se requiere tiempo, no es una salida inmediata”.

Las cifras son difusas sobre el crecimiento de este tipo de emprendimientos y sobre la generación de empleo. Se estima que hay entre 1.500 y 2.000 productores de cerveza artesanal en todo el país, aunque si se incluye a los “elaboradores”, es decir, quienes la hacen por hobbie, el número asciende a casi unos 6.000. Es un número bajísimo: según Indec, este año se perdieron 5 mil fuentes de trabajo sólo en el sector "supermercados" por las caídas de las ventas.

“Muchos lo ven como una salida fácil, porque cocinar cerveza es sencillo. Pero no hay que olvidarse que esto está destinado al consumo humano y se deben respetar estándares básicos a la hora de la preparación”, agregó.