En el marco de las negociaciones por la Ley Impositiva 2020, que la Legislatura bonaerense aprobó cerca de la medianoche de este miércoles, el bloque de Cambiemos fue la voz representante de dos sectores poderosos de la economía que obtuvieron ganancias millonarias en los cuatros años del modelo macrista.

Por un lado, el boque de Vidal se plegó al lobby del grupo Clarín. Una de las condiciones que puso en la mesa de negociaciones para apoyar la Ley Impositiva fue la reducción de la alícuota en los Ingresos Brutos a las empresas cableoperadoras. El gobierno proponía gravar en 3% y la oposición lo bajó a 2%. En el Senado, donde Cambiemos tiene la mayoría, el proyecto estuvo a punto de naufragar si el oficialismo no cedía en este punto.

Esta modificación, impulsada a última hora para beneficiar a la corporación mediática que conduce Héctor Magnetto que instaló la idea de un “Impuestazo” sobre la Ley de Kicillof, no formó parte de la agenda de negociaciones desde el pasado 26 de diciembre cuando la oposición no dio quorum para el tratamiento de la primera versión de la iniciativa.

“Ese cambio es para que no se enoje el grupo Clarín” fueron las palabras textuales de un importante senador de Cambiemos luego de la aprobación de la Ley en el Senado.

Como la mayoría está en manos de la oposición, el Frente de Todos tuvo que ceder para que la Provincia cuente con la herramienta de recaudación. No obstante, el oficialismo hizo pública su postura ante el juego político del bloque de María Eugenia Vidal.

“No les están cuidando el cable a los argentinos, les están cuidando el bolsillo al grupo Clarín. Háganse cargo. Ojalá el grupo Clarín y los 200 apellidos del campo valores los que están haciendo. Ustedes deciden representar eso” cargó el presidente del bloque del Frente de Todos en Diputados, Facundo Tignanelli, en el marco del debate en el recinto.

Por otra parte, Cambiemos también impuso modificaciones en el artículo 100 de la Ley Impositiva que establece una tasa extraordinaria para la carga y descarga en las terminales portuarias. En el Senado, lograron que ese impuesto se reduzca en un 50 por ciento.

En este caso, los beneficiarios de ese cambio a la Ley fueron las grandes cerealeras y aceiteras que exportan toneladas desde los puertos bonaerenses. Acorde a los balances oficiales, los grandes jugadores del sector agroexportador tuvieron ganancias millonarias en los cuatro años del gobierno de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.

A los minutos de la sanción de la Ley Impositiva, el gobernador Axel Kicillof arremetió contra la oposición. “Nos acusaron de querer hacer un "impuestazo", nos acusaron de perjudicar a los sectores medios, nos acusaron de no buscar el consenso. Pero ahora vemos que la cuestión era otra: defender a sectores corporativos, concentrados y a las grandes fortunas” publicó en sus redes sociales.

La lectura del Frente de Todos es que los cambios introducidos por la oposición afectan el nivel de recaudación de la Provincia que necesita de recursos para hacer frente al paquete de emergencias aprobadas en diciembre. “Con las modificaciones que le hizo la oposición al proyecto vamos a perder más de 10 mil millones de pesos” sostuvo el titular del bloque del Frente de Todos en el Senado, Gervasio Bozzano.

“La Ley Fiscal Impositiva que quedó aprobada no es la ley solidaria que el espacio político del Frente de Todos buscaba aprobar, la cual era mucho más progresiva y planteaba un mayor esfuerzo contributivo de quienes se encuentran en una mejor situación económica” afirmaron en un comunicado los diputados del oficialismo. 

El debate que comenzó el 24 de diciembre, con el ingreso de la versión original de la ley, culminó ayer. Para que la Impositiva sea aprobada, el gobierno se vio obligado a ceder en los cambios por la mayoría de la oposición en el Senado. En este escenario, se prevé una relación tensa en los dos primeros años del gobernador que fue elegido con el 52 por ciento de los votos.