El Banco Provincia de Buenos Aires (Bapro) informó que duplicó en 2020 el saldo de su cartera de préstamos al sector productivo, que alcanzó los 97.463 millones de pesos, con lo que expandió el crédito destinado a las empresas 20 puntos porcentuales por encima del promedio del sistema financiero argentino.

Según describió el banco a través de un comunicado, la variación interanual del saldo de préstamos a empresas de la banca pública bonaerense fue de 104.4% en relación a 2019, año en que finalizó con un saldo de 47.684 millones de pesos, mientras que el resto del sistema promedió un incremento de 81,9% en este ítem.

Gran parte de este crecimiento en el saldo de la cartera de créditos se debe a la implementación del programa Reactivación Pyme, que incluye diversas líneas de financiamiento con tasas especiales y que desde su lanzamiento, el 27 de enero del año pasado, registró más de 74.368 millones de pesos en colocaciones.

El titular de la entidad bancaria bonaerense, Juan Cuattromo, expresó que “estos indicadores son el resultado de una decisión política del gobernador (Axel) Kicillof, que nos encomendó recuperar el histórico rol de banca pública de fomento que siempre caracterizó al Banco Provincia”.

En esa misma línea, el funcionario sostuvo que este resultado se obtuvo luego de "cuatro años durante los cuales la institución orientó sus recursos a incrementar la participación en títulos públicos y otros instrumentos financieros como las LELIQ, en detrimento de la cartera de créditos al sector productivo”.

Además, durante el último año de gestión de María Eugenia Vidal, y con el objetivo de incidir sobre las elecciones, el BAPRO subsidió el consumo de las clases medias y favoreció a los grandes supermercados con ofertas del 50% en las compras. El subsidio no favoreció las chances de Vidal y perjudicó las cuentas públicas del banco público.