El intendente de Campana, Sebastián Abella, fue denunciado por contratar en el municipio a Carlos Alberto Lorenzati, un ex integrante del Batallón 601 investigado por delitos de lesa humanidad, para "descubrir información útil y trascendente para el municipio". ¿Un espía en el municipio?

El pasado jueves 6 de mayo, durante la Sesión Especial de Rendición de Cuentas 2020 del Concejo Deliberante de Campana, concejales opositores del Frente de Todos descubrieron la contratación como Sub Director de Control y Gestión del ex militar, quien además luego pasó a ser proveedor del municipio.

"Abella contrató un ex militar y ex espía de la SIDE. Primero lo nombró en el cargo político de Sub Director de Control y Gestión, y luego lo convirtió en proveedor municipal, pagándole cerca de 1 millón de pesos, para supuestamente descubrir información útil y trascendente para el municipio", informó el concejal Marco Colella, quien pidió crear una Comisión Investigadora para esclarecer los hechos que fue denegada por el oficialismo de Juntos por el Cambio.

Por parte del gobierno de Abella, indicaron que se trataba de una confusión con el homónimo Carlos Alberto Lorenzatti, que lleva dos letras "t" en su apellido. Sin embargo, el subcomisario indicado por el municipio se encuentra recluido tras haber sido condenado en 2017 por crímenes de lesa humanidad, cometidos en el circuito de centros clandestinos Atlético, Banco y Olimpo, reseñó Infocielo. 

Carlos Alberto Lorenzati, contratado por el intendente Abella, figura en la nómina del personal civil de inteligencia que prestó tareas entre 1976 y 1983. En su curriculum vitae que forma parte de su legajo en el municipio, revista su experiencia en inteligencia militar entre 1978 y 1999, como asesor de seguridad de la Provincia de Buenos Aires y también como asesor de Amalia Lacroce de Fortabat; fue integrante de la SIDE entre 1999 y 2001 y director de Análisis Delictivo de la Provincia de Río Negro.