Con marchas hacia las puertas del Tribunal Oral Nº 3 de La Matanza inició el juicio contra el oficial principal, Julio Diego Torales (35), detenido desde enero de 2013.

El oficial está en el banquillo de los acusados y será sentenciado por los jueces Diana Volpicina, Gustavo Navarrine, y Liliana Logroño.

Se estima que durante toda la semana declararán unos 40 testigos, entre quienes estarán Mónica Alegre y Vanesa Orieta, madre y hermana de la víctima, respectivamente.

Torales, quien se desempeña en la comisaría segunda de Laferrere, deberá responder sobre el operativo que derivó en el arresto del joven y la golpiza a la que fue sometido en la seccional policial.

La acusación detalla que Arruga fue "brutalmente torturado durante diez horas en la cocina del entonces destacamento de Lomas del Mirador" cuando incluso su madre y su hermana escucharon cómo rogaba que lo sacaran de allí porque lo estaban golpeando.

Luego de ese arresto con torturas en septiembre de 2008, Arruga fue visto por última vez en la madrugada del 31 de enero de 2009, a pocas cuadras de su casa en el barrio 12 de Octubre, en Lomas del Mirador. La familia siempre acusó a la Policía Bonaerense por su desaparición porque sospechaba que había sido detenido y torturado otra vez.

Su cuerpo no había sido hallado hasta que, con recurso de habeas corpus, la Justicia descubrió el 17 de octubre del año pasado que había muerto la misma madrugada de su desaparición y encontró su cadáver enterrado como NN en un cementerio de la ciudad de Buenos Aires.

El adolescente murió atropellado por un automóvil en Monte Grande, cuando cruzó corriendo una autopista, al parecer en un intento por escapar de alguien no identificado. Tras ser arrollado, fue llevado sin documentos al hospital Santojanni, donde murió un día después de ser operado.