La producción nacional de calzado deportivo crece sin parar. La ex planta de Paquetá de Chivilcoy, provincia de Buenos Aires, que cerró en 2018 durante el macrismo y reabrió el 1 de mayo de la mano de Bicontinentar Footwear Technologies duplicó en el último mes el personal y la cantidad de líneas de producción.

Hace menos de dos meses, la empresa producía zapatillas y botines para Diadora, Olympikus, Joma, Athix y Penalty. En los últimos días comenzó a fabricar para Hush Puppies, Montagne, Ringo y en breve, arranca con New Balance y ya firmó con Under Armour.

Juan Recce, presidente de Bicontinentar, se alegró con los nuevos tiempos: “Nos entusiasman las perspectivas porque el mercado tironea para el crecimiento con órdenes de mercado para el 2022. La última vez que tuvimos un fenómeno así fue en el 2014 y 2015, años en los que tuvimos récords de pedidos y de producción. Llegamos a tener 16 líneas de producción y llegamos a los 3,5 millones de pares”, reseñó en diálogo con BAE Negocios. 

Hace un mes tenían tres líneas y acaban de inaugurar la sexta, lo que implica que producen 6.000 pares por día en Bicontinentar. “Casi duplicamos la cantidad de operarios, tomamos 150 y ya llegamos a los 270. De los cuales el 90% son ex trabajadores de la planta de Paquetá. Buscamos incorporar 50 trabajadores", insistió el empresario. 

"El 10 de diciembre ponemos en marcha la séptima línea y el 10 de enero la octava. Para poder abastecer todos los pedidos deberíamos tener 9 líneas, estamos previendo atender esos requerimientos con la apertura de una línea por mes. Cuando una planta cierra, lleva un tiempo poder ponerla activa nuevamente”, contó Recce.