La Cooperativa de Trabajo Talleres Junín (Coottaj) cerró definitivamente por dificultades económicas y de acceso a licitaciones acordes al esquema de la empresa, al tiempo que se le dio licencia por tiempo indefinido a todo el personal.

A la cooperativa, que viene desde hace tiempo con problemas, (a fines de marzo le habían cortado la luz), se le hacía muy complejo acceder a trabajos, por lo que su titular, Pedro Rodríguez, confirmó que el cierre definitivo.

"Hicimos varias reuniones con el Consejo de Administración y desde el lunes pasado le dimos licencia a todo el personal", explicó Rodríguez, quien recordó que el último trabajo fue reparar dos vagones de la empresa Belgrano Cargas. Aunque dijo que están a la espera para ver si pueden lograr que esta situación se revierta.

La histórica Coottaj surgió a finales de 1993 cuando el Estado nacional, en el Gobierno de Carlos Menem, desarticuló y privatizó los servicios de trenes.