La denuncia de un nuevo ataque en "manada" se conoce después de lo sucedido en Miramar, y la víctima, una chica de 15 años, hizo la presentación judicial junto a su abuelo y las pericias habrían arrojado la confirmación del abuso y lesiones en el cuello.

El hecho habría ocurrido en Villa Elisa, cuando la joven salía de la casa de una amiga ubicada en 419 y 15 la madrugada del 1º de enero. Según trascendió, la habrían atacado al menos siete jóvenes con los rostros tapados y que se manejaron con señas.

De acuerdo al relato de la adolescente, mientras tres de los criminales la sostenían, el resto la manoseaba y uno de ellos la violó.

En medio del ataque, la chica logró zafar uno de sus brazos, tomó un palo y se defendió. Los agresores escaparon en medio de la embestida la menor, quien fue analizada por médicos policiales que determinaron que en el cuello tenía lesiones compatibles con una sujeción violenta.