Varios comercios fueron clausurados luego de haberse detectado irregularidades en el uso de la tarjeta alimentaria, lanzada por el Gobierno nacional para paliar la grave crisis que dejó el macrismo.

Los dueños de los comercios obligaban a los beneficiarios del plan alimentario a comprar utilizando todo el crédito y además le aplicaban un recargo del 10%. Como consecuencia del lamentable accionar fueron clausurados.

Los casos fueron detectados en los municipios de Almirante Brown y también en Concordia, en la provincia de Entre Ríos. Desde la cartera de Desarrollo Social informaron que las denuncias llegaron por parte de los mismos usuarios de la tarjeta. Y se accionó con la clausura de los comercios.

En diálogo con el diario Tiempo Argentino, el titular de Desarrollo, Daniel Arroyo, sostuvo que “ningún comerciante debe cobrar recargo o comisión por la tarjeta. No vamos a tolerar abusos ni maniobras especulativas o irregulares. Esta es una política de Estado, que encabeza el presidente Alberto Fernández, para un país que tiene un problema de hambre y de malnutrición. No puede haber hambre en la Argentina”.