El senador bonaerense y uno de los coordinadores de la campaña del Frente Renovador, Sebastián Galmarini, afirmó que el "error" del massismo "fue haber aceptado" a Francisco De Narváez "y otros caballos de Troya que vinieron a especular" a su espacio político, en alusión a los dichos del diputado nacional sobre el retiro de su apoyo a Sergio Massa y su respaldo a Daniel Scioli.

En diálogo con Télam, Galmarini -cuñado de Massa- afirmó que "a De Narváez lo compraron con la secretaría de Inteligencia y la Fiscalía del Estado", dijo en alusión a los posibles titulares de esas áreas en caso de un triunfo de Scioli, que según trascendidos periodísticos serían los históricos operadores denarvaíztas Gustavo Ferrari y Fernando Rozas.

"Son nuevos borocotazos", señaló el senador por la Primera Sección, y dijo que "fueron caballos de Troya porque nunca estuvieron verdaderamente" en el massismo.

Más temprano, a través de su cuenta oficial de Twitter, Galmarini había manifestado con respecto a la decisión de De Narváez: "Nuestro error: haber aceptado este y otros caballos de Troya que vinieron a especular. Los ciudadanos (ahora) tienen la palabra".

El diputado de Unión Celeste y Blanco anunció esta mañana en diálogo con radio Mitre que tenía decidido apoyar a Scioli en la carrera presidencial y convocaba a la unión de todo el peronismo.