En un intento a contrarreloj por recuperar la conducción del Partido Justicialista antes de las elecciones, el ex presidente Eduardo Duhalde convocó a una reunión autodenominada “Congreso Nacional de Afiliados del PJ”. En la misma, el ‘Cabezón’ resultó electo titular del “Consejo Normalizador del Partido Justicialista” y desde allí intentará desbancar la titularidad del oficialista Eduardo Fellner.

Durante el discurso, Duhalde señaló que su objetivo es armar un frente opositor para derrotar al kirchnerismo. Aunque aclaró que no quiere ocupar ningún cargo, eso no quiere decir que no tenga intenciones de volver a tener las riendas. En este sentido explicó con otras palabras que su intención es ser el poder detrás del poder. Además, avisó que si no lo incluyen en un pacto de gobernabilidad advendría el “caos”.

"Es mi aspiración tener una interlocución con los presidentes de todos los partidos de la Argentina porque estoy convencido de que si no hay una gran coalición en la Argentina sobrevendrá el caos en 2016", amenazó el ‘Zabeca de Banfield’ en el acto que desarrolló en la sede del sindicato del Vidrio de Avellaneda.

En este sentido, Duhalde dijo tener conversaciones desde “hace meses” con el líder del FR, Sergio Massa, a la vez que con el titular de la UCR, Ernesto Sanz. Además aseguró haber hablado Mauricio Macri para “hacerle entender que no solo vale ganar, después hay que gobernar”.

El autoproclamado Congreso del peronismo díscolo, que reunió a unos 800 miembros, cuenta además con el apoyo del puntano Adolfo Rodríguez Saá, quien oficia de vicepresidente 1°. El Senador nacional por Salta y excandidato a vicepresidente de Carlos Menem, Juan Carlos Romero. Los massistas Ramón Puerta, Oscar Diani y Carlos Acuña, completan la nómina de vices.

A nivel bonaerense, el exgobernador cuenta con el apoyo del diputado provincial del Frente Renovador Carlos Acuña. Con origen en el gremio de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio (SOESGyPE), el legislador es hombre fuerte del sindicalista Luis Barrionuevo.

Como la relación con el polémico líder de la CGT Azul y Blanca no da buena imagen, el massismo suele ocultar sus vínculos con él. Es por ello que Acuña oficia como su operador político desde las sombras.

El Congreso del PJ disidente es el segundo intento de Duhalde -en los pocos meses que van del 2015- de desbancar al kirchnerismo de la conducción del justicialismo. Como había anticipado el mes pasado Primerenado, el exgobernador bonaerense intentó acordar con la jueza María Servini de Cubría. Pero la Dra. terminó por no acoplar a la maniobra judicial y dijo que el “Congreso” era apenas una “pretensa reunión de afiliados”.

Sobre la situación de la conducción oficialista del PJ, que encabeza Fellner, el exvicepresidente de la primera presidencia de Menem dijo que "ya no existe, ha usurpado en forma ilegítima la autoridad del justicialismo".

Consultado sobre estas declaraciones, Fellner minimizó la reunión disidente e indicó que "no es anunciando el caos ni profundizando las divisiones que se logran los consensos". Y ninguneó que en realidad, "se trató de una reunión de viejos compañeros que recordaron anécdotas del pasado", dijo el gobernador de Jujuy.