Casi una semana más tarde, Sergio Massa salió al cruce de la falta de respuesta de la gobernadora ante las inundaciones y de su descanso mientras una porción de la Provincia estaba bajo el agua. ¿Declaraciones a la luz de las encuestas?

Sergio Tomas Mássa se caracteriza por estar siempre buscando las declaraciones que no dañen su imagen. Más allá de lo que suceda o lo que piensa, el hombre de Tigre no se corre de su campaña permanente.

Ahora, tras un extenso silencio sobre un tema que explotó hace unas semanas, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, apuntó y disparó contra la gobernadora de la provincia de Buenos Aires y espada PRO, María Eugenia Vidal, por sus cuestionadas vacaciones en los "granitos de arena" de Playa del Carmen, en México, mientras una buena parte del territorio de encabeza estaba inundada.

Según consigna el portal Letra P, el diputado nacional afirmó que la cabeza del Ejecutivo bonaerense y dirigente en que el presidente Mauricio Macri deposita sus esperanzas electorales no tuvo “reflejos” y dio “una mala respuesta” al quedarse a casi 7 mil kilómetros del territorio que gobierna mientras éste estaba bajo el agua.

"El derecho a tomarse vacaciones lo tiene todo el mundo. No volver fue una mala respuesta de alguien que siempre da buenas respuestas. Me sorprendió que no tuviera reflejos. Pero también entiendo que tiene una situación personal delicada. La conozco a la situación personal que vive y la entiendo. La de ella y la de sus hijos", aseguró Massa.

Es que el exintendente de Tigre encargó diversas encuestas que le indican que "esta mano le entró" a Vidal, en relación a las críticas al unísono de todo el arco opositor por permanecer lejos y de vacaciones mientras explotaba la emergencia por las inundaciones en la localidad nicoleña de La Emilia, lejos del insistente discurso de campaña de "estar cerca de la gente" con que la gobernadora accedió a su cargo.

Según el artículo, la tardía pero astuta opinión del exjefe de Gabinete del kirchnerismo sobre un tema que le hace daño a la gobernadora se debe al delicado equilibrio que el primero intenta sostener con quien conduce los destinos de los fondos de la Provincia.

Massa busca respaldar algunas de las medidas de Vidal, pero posicionarse en el territorio para que 2019 pueda ser su plataforma de despegue.