La gobernadora María Eugenia Vidal intentará reflotar un viejo anhelo del inicio de su mandato: la división del Distrito más grande de la Provincia y un bastión del peronismo. Esta vez, lo hace sin meterse de lleno en la disputa, a diferencia de su objetivo sin éxito del año 2016, cuando apoyó explícitamente un proyecto del entonces legislador margarito, Marcelo Díaz.

Esta semana, un diputado de Cambiemos, Mauricio Vivani de la cuarta sección electoral, presentó en la Cámara baja una iniciativa que propone, en líneas generales, crear “sobre el territorio actual del Partido de La Matanza, los nuevos municipios que se denominarán Los Tapiales, Gregorio de Laferrere y Juan Manuel de Rosas”.

La iniciativa tuvo el guiño del ex diputado nacional Sergio Massa. De diálogo fluido con la gobernadora, el referente del Frente Renovador bajó línea a su tropa para que el tema avance en la Legislatura bonaerense.

En ese esquema, la Comisión de Asuntos Municipales, que preside el diputado massista Juan Andreotti, hijo del intendente de San Fernando, convocó a una reunión para tratar el expediente junto a otros pedidos de división. Será el próximo miércoles 5 de septiembre.

Según informaron desde el bloque del massismo, allí se “debatirá el llamado y la metodología para la implementación de audiencias sobre los proyectos de división de municipios”.  “En un primer momento, queremos convocar a los intendentes de los distritos involucrados para conocer la visión de los jefes comunales y luego a todas las fuerzas vivas y partidos con representación políticas en los Concejos Deliberantes” sostuvieron en un comunicado oficial. Las fechas estimadas serían los próximos 19 y 26 del corriente mes.

Entre los mandatarios convocados, se encuentra la intendenta de La Matanza, Verónica Magario. Hace dos años, cuando la gobernadora dio luz verde al proyecto del diputado Díaz, Magario salió a cruzar la polémica iniciativa. “Si La Matanza se divide, sería inviable económicamente. Quedaría dividida entre ricos y pobres” declaró en su momento.

Detrás del intento de la división de La Matanza, sectores de la oposición adjudican la decisión a motivos estrictamente electorales. “La gobernadora, en vez de ocuparse de los problemas reales de los bonaerenses, quiere tomar a La Matanza como botín político. En La Matanza no queremos más cargos políticos ni que se destinen más recursos provinciales a otros 3 gobiernos municipales” sostuvo la diputada de Unidad Ciudadana y ex funcionaria matancera, María Laura Ramírez.

Con más de 2 millones de habitantes y cerca un millón de electores, en las elecciones legislativas de 2017, Unidad Ciudadana, con Cristina de Kirchner a la cabeza de la lista, obtuvo más del 50% de los votos y una diferencia de más 20 puntos con Cambiemos. En la contienda, el massismo cosechó un magro 9% de los sufragios.