En un acto organizado en el Puerto de Buenos Aires, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió el jueves, la primera formación proveniente de China para renovar la flota de la línea Roca. La entrega se produce a menos de una semana de que la mandataria anunciara el fin de la concesión privada del sistema ferroviario.

Al respecto, Cristina anunció que “en unos días más enviaremos al Congreso la Ley de recuperación, administración y creación de los nuevos ferrocarriles argentinos, porque los grandes logros y los grandes hitos también tienen que ser acompañados por las instituciones de la democracia”.

La jefa de Estado estuvo acompañada en el escenario por el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, y el titular de la cartera de Economía, Axel Kicillof, y por el flamante secretario general de la Presidencia, Eduardo "Wado" de Pedro.

La presentación además, contó con la participación de los intendentes de los municipios por los que pasa la línea ferroviaria. Entre ellos estuvieron Julio Pereyra (Florencio Varela), Darío Díaz Pérez (Lanús), Francisco Gutiérrez (Quilmes) y Juan Patricio Mussi (Berazategui).

De esta forma, los alcaldes del FpV de la zona Sur suman visibilidad en materia de obras y gestión de transporte. Hasta ahora, la mayoría de las novedades en material rodante habían sido destinadas a las líneas que principalmente atraviesan el norte y el oeste.

Con esta muestra de gestión Randazzo busca hacer pie en la tercera sección electoral, a la que la renovación de trenes todavía no había alcanzado.

Otro de los anuncios clave en ese sentido es la obra de electrificación del ramal que une Buenos Aires con La plata. Una promesa que viene desde la presidencia de Raúl Alfonsín y que muestra la postergación de varias décadas en materia de transporte para el sur del conurbano.

Esa obra junto a la compra de trenes cero kilómetro permitirá duplicar la frecuencia de trenes y reducir los tiempos de viaje: "Hoy hay un tren cada 25 minutos y ese tiempo se reducirá a 12 minutos, además de que el viaje tardará 25 minutos menos entre Constitución y La Plata", afirmó Cristina que incluso sugirió que ella misma podría utilizarlo cuando esté inaugurada la obra.

Según informó la Presidenta cada coche costó alrededor de un millón de dólares. Indicó además que el resto de las unidades 0 km terminarán de llegar al país en el mes de julio.

En ese sentido, CFK comparó estos coches con los vagones usados adquiridos por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para el Subte B: “Algunos se la dan de modernos, pero mirá los coches que les compran a los porteños”.

Los nuevos vagones de la línea, que es la más grande del Área Metropolitana de Buenos Aires -con más de 110 millones de personas transportadas en 2014-, forman parte de las obras de electrificación del ramal que une las estaciones de Buenos Aires y La Plata.

La línea opera en la actualidad con formaciones eléctricas que fueron compradas usadas en 1986, y trenes diesel que datan de 1954, mientras que los nuevos coches contarán con aire acondicionado frío/calor, frenos ABS, amortiguación neumática inteligente y sistema de puertas inteligentes que impiden a la formación arrancar si están abiertas.

Los coches, que miden 25 metros y tienen capacidad para más de 200 pasajeros, también cuentan con iluminación led, señalamiento electrónico, visual y sonoro y microcomunicador para que el motorman se comunique con los pasajeros.

"La semana próxima y durante 90 días se realizarán pruebas estáticas y dinámicas en la línea", precisó la Presidenta.