El precandidato a gobernador del Frente Renovador, Francisco De Narváez, se encuentra en una posición inusual: cree que está más instalado y con más chances que el postulante a presidente de su espacio, Sergio Massa.

En medio de las crecientes fugas del massismo, en el cínico mundo tuiter esa situación fue resumida con una pregunta: "¿En qué momento Massa va abandonar el espacio del Colo De Narváez?"

A diferencia de lo que pasa en el PRO, donde la anotada para la gobernación, María Eugenia Vidal, no consigue ponerse a la altura del precandidato presidencial Mauricio Macri, De Narváez parece tener mejores chances que Massa.

Ante esa situación, el diputado Colorado insiste en realizar una PASO opositora amplia en provincia, como una forma de no quedar atado a Massa, cuya candidatura está claramente en crisis.

La propuesta del ex dueño de Casa Tía encierra un mensaje directo hacia el PRO, porque en el macrismo no consiguen instalar la postulación de María Eugenia Vidal a gobernadora.

"Si continuamos divididos, el kirchnerismo va a ganar las elecciones", afirmó con dramatismo De Narváez.

"Tenemos una obligación histórica. Tenemos que deponer las diferencias, que claramente tenemos, para presentarnos juntos a la sociedad. Y que luego la sociedad nos ordene en las Primarias. Ahí le vamos a dar otro rumbo al país y vamos a poder formar un gobierno de coalición", aseguró De Narváez en diálogo con Jorge Rial en radio La Red, medio que es de su propiedad junto a Daniel Vila y José Luis Manzano.

En un claro gesto de presión al líder de su espacio, el Colo De Narváez dijo que Sergio Massa está dispuesto a competir con candidatos de otros espacios como Mauricio Macri, Ernesto Sanz o Elisa Carrió en las Paso, aunque aclaró que aún no hubo ningún tipo de contacto formal entre los operadores de las distintas fuerzas.

"Todas las fuerzas políticas estamos ante una bisagra histórica. O seguimos siendo gobernados por la familia Kirchner o vamos al camino de la unidad y el cambio", analizó el postulante que en 2009 ganó las elecciones bonaerenses ante Néstor Kirchner.

Sin embargo, la iniciativa de De Narváez no termina de prender. En parte porque se trata de una pillería para conseguir la gobernación, autonomizándose de la suerte del candidato a presidente de la oposición.

El PRO en particular es el sector más reacio para avanzar en un acuerdo de este tipo. El macrismo apuesta a que su líder enfrente con éxito y solo al Gobierno. De Narváez dice que el partido amarillo "se equivocaría feo" si continúa pensando que solo puede vencer al kirchnerismo.