La Asociación de Profesionales y el Sindicato de Personal iniciaron la campaña “Salvemos al Hospital El Cruce” en rechazo al recorte de recursos del 40%. Una de las primeras medidas en defensa de la salud pública la llevarán este jueves con un abrazo solidario en la puerta principal del hospital de alta complejidad, donde se convoca a la ciudadanía a participar del acto.

“Los trabajadores del Hospital El Cruce, somos gente de trabajo que siempre apostamos al diálogo y se llega a esta situación de conflicto luego de muchos intentos de encontrar soluciones por otras vías” sostiene el comunicado oficial del personal de nosocomio. Y agrega: “no nos vamos a quedar callados mientras se destruye una institución de prestigio y se deja sin lugar de atención con este ataque a la salud pública y gratuita”.

El Cruce se financia con el 70% de aportes de la Nación y 30% de la Provincia. La información aportada por los trabajadores pone de manifiesto la rebaja de recursos para el funcionamiento del hospital, por lo que denunciaron “un inminente vaciamiento”.

“El Hospital proyectó, para su funcionamiento 2018, 2.574 millones de pesos, de los cuales 1.801 correspondían a Nación y 772 a Provincia” detalla el comunicado”. Y prosigue: “pero, en los presupuestos aprobados por los ejecutivos de ambas jurisdicciones, solo estaban destinados 1349 millones y 120 millones, respectivamente, lo que lleva a un recorte de 1105 millones, lo que corresponde al 42,9% menos de lo proyectado”.

La medida para visibilizar el vaciamiento de este centro de salud, que lidera el número de transplantes hepáticos, renales y de médula ósea del país, fue respaldada por más de 600 trabajadores en el marco de una asamblea de los actores del hospital, quienes también exigieron una respuesta por los 200 contratos de trabajadores que vencen el 30 de junio de este año.

El testimonio de la neuróloga Carolina Lomlomdjian, que circuló estos días por las redes sociales, cuenta en primera persona la gravedad de la situación. “Este es un hospital modelo que funciona en red con todos los hospitales del país y donde se realizan técnicas de alta complejidad” relata, al tiempo que describe: “lamentablemente está en riesgo. El recorte significa reducción del personal y del servicio de salud que brinda”.

El testimonio de la neuróloga Carolina Lomlomdjian sobre el vaciamiento del Hospital El Cruce

El reclamo también alcanza al Centro de Atención Médica Integral (AMI) que funciona en un Anexo del Hospital y se atienden pacientes de PAMI de la región. En los últimos días, se hizo pública la intención de las autoridades de no renovar el contrato de locación del edificio donde se presta el servicio. Su cierre afecta directamente el acceso a la salud de miles de jubilados y pone en peligro la continuidad laboral de los contratados que prestan servicios en esa dependencia.     

El emblemático nosocomio de alta complejidad fue inaugurado por el ex presidente Néstor Kirchner en el año 2007. En su corta vida, logró ubicarse como uno de los mejores de América Latina garantizando la atención a miles de pacientes de habitantes de los distritos del sur del conurbano bonaerense. 

En julio de 2015, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner presentó la ampliación del Hospital para aumentar la capacidad de atención en un 30 por ciento. Las obras correspondieron al edificio 3B, con la incorporación de 36 camas de alta y mediana complejidad.