Crisis en Nuevo Encuentro, el espacio progresista que conduce Martín Sabbatella, hoy titular de ACUMAR. El partido nació en Morón y logró cierta relevancia en los últimos años del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. 

El espacio político está enfrentando una crisis política deriva de las salidas de dos dirigentes muy relevantes, a cada lado de General Paz. Se trata de Andrea Conde, diputada porteña,  y de Adrián Grana, diputado provincial. Grana era el histórico armador del sabbatellismo en Buenos Aires. 

Por su lado, Conde eligió el perfil bajo para salir de la fuerza mientras que Grana difundió una durísima carta abierta donde habló de "golpe institucional" y arremetió contra Sabbatella y su mujer, histórica dirigente de Nuevo Encuentro, Mónica Macha. "Una vergüenza muy parecida a la intervención de Servini de Cubría y Barrionuevo al PJ presidido por el compañero Gioja. Además de ilegal e ilegítimo, este hecho es la demostración fehaciente de que nunca hubo voluntad de discutir", aseguró Grana. 

Y siguió: "Este es, claramente, el final de la política en esta fuerza, porque una fuerza que tiene que judicializar una convocatoria, ya no es un espacio digno para estar o quedarse". Por lo bajo sobresalen las críticas a Sabbatella por su "personalismo" y "autoritarismo" al momento de conducir al espacio.