En distintos Hospitales públicos de la provincia de Buenos Aires hay faltantes de sangre para transfusiones. Además, el ministro de Salud de Vidal, Andrés Scarsi, atiende desde el BAPRO de CABA.

La Salud atraviesa un delicado estado en la Provincia comandada María Eugenia Vidal. En los últimos días, en muchos hospitales del territorio bonaerense, se registraron faltantes de sangre. Desde el sitio Real Politik, agregan que el inconveniente radica en que no se han adquirido eficientemente los insumos para procesar las unidades de sangre.

En el hospital Italiano de La Plata, se han suspendidos transfusiones, lo que provocó gravísimos trastornos en la zona, ya que el policlínico es de importancia estratégica porque recibe pacientes trasplantados derivados de otras instituciones. Vale aclarar, que en el caso de los pacientes y sus familiares, literalmente es una cuestión de vida o muerte, que el gobierno pareciera no detenerse a resolver.

Algo similar ocurre en el Instituto Biológico en el que, a pesar de los esfuerzos por regularizar su situación administrativa, continúa existiendo una insuficiente asignación de presupuesto para afrontar su función más básica: la producción de medicamentos. Los laboratorios de los hospitales están teniendo serios problemas para realizar testeos de rutinas por falta de insumos. Esto ocurre, por ejemplo, en el hospital Alejandro Korn de Melchor Romero y en el San Martín de La Plata, por solo citar dos de los múltiples casos.

Por su parte, el ministro de Salud de la Provincia, Andres Scarsi, atiende desde una oficina de Capital Federal perteneciente al Banco Provincia, donde deriva los importantes asuntos del ministerio a sus asesores. En casi todos los casos, chicos que no superan los 30 años y que recientemente conocieron la ubicación del edificio del ministerio en la ciudad de La Plata, a la que acuden con sus choferes.

A su vez, se han implementado dos sistemas informáticos que versan sobre las contrataciones directas del ministerio de Salud, el GEDEBA y el SIGAF, que no han tenido el resultado esperado. De este modo, mientras se suspenden operaciones de altísima complejidad por falta de insumos para procesar las unidades de sangre, el ministro Andrés Scarsi pareciera ocupar todo su tiempo en darle vía libre a las compras por convenio marco de sus vehículos de alta gama.