La ex presidenta y actual candidata a senadora nacional, Cristina Fernández de Kirchner, brindó una extensa entrevista a Crónica TV. "No estamos bien, la situación es muy difícil para muchas familias argentinas. Se vieron situaciones de hambre que antes no se veían", describió.

Entrevistada por el periodista Chiche Gelbrung, CFK aseguró que "no quería ser candidata, pero en política siempre hice lo que debía, no lo que quería. Muchos dirigientes del peronismo creyeron que yo era la indicada para representar a los sectores que sufren el ajuste".

Y criticó la política económica de Cambiemos: "Hay despidos por goteo todos los días. El otro día estuve en Esteban Echeverría donde Adidas despidió a 110 empleados. Pasan situaciones así todos los días", contó.

Además, Cristina afirmó que "mi familia y yo sufrimos una persecución fenomenal, brutal, como nunca antes se vio. Mi hija tenía 13 años en 2003, y la acusan de formar parte de una asociación ilícita".

A diferentes de otras entrevistas que brindó la ex mandataria, en esta oportunidad hubo lugar para hablar sobre la intimidad de CFK. "Mi casa en Río Gallegos quedó como cuando vivía Néstor. Están sus libros en donde los dejó. Soy muy creyente en Dios, si no creyera no podría seguir viviendo", relató.

Por último, se refirió al juicio por la tragedia de Once que se lleva adelante contra su ex ministro, Julio De Vido: "La Justicia se tiene que ocupar de buscar responsabilidades, no yo. Creo que el Estado no fue responsable de esa tragedia, el maquinista no accionó los frenos. Cuando pasó la tragedia me reuní prácticamente con todas las familias de las víctimas. Me reuní a solas y sin cámaras. Ellos saben cómo los ayudamos en todo lo que pudimos", siguió.