Tanto Sergio Massa como Florencio Randazzo recorrieron los medios focalizando en la crítica a las políticas del Gobierno nacional. Buscan captar voto opositor. No la tendrán nada fácil: según sondeos, es Cristina la que acapara el apoyo de los sectores más descontentos con Cambiemos.

"El Gobierno quiere meterle la mano en el bolsillo a los jubilados", aseguró Massa, de Un País. "Mucha gente no quiere votar al actual gobierno porque interpreta que es darle un voto de confianza para que profundicen una política que está haciendo daño en el tejido social", dijo por su parte Randazzo, de Cumplir.

Tanto Massa como Randazzo saben que la imagen negativa de Cambiemos supera el 50% en la provincia de Buenos Aires, sobre todo en el Gran Buenos Aires. De allí, que centren las críticas en la política económica amarilla: las consultoras advierten que la economía es la principal preocupación de los votantes bonaerenses.

En ese espectro, deberán competir con la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que acapara buena parte del voto opositor. Todos los sondeos indican que la mayoría de la gente la ve como el principal adversario del macrismo.