Los trabajadores de la empresa de neumáticos FATE, ubicada en la localidad bonaerense de San Fernando denunciaron que sus directivos no cumplen con ninguna de las medidas sanitarias y de seguridad dispuestas en los protocolos de prevención y control del coronavirus.

La fábrica, perteneciente al grupo ALUAR cuyo máximo responsable es el empresario Madanes Quintanilla, tiene 200 operarios quienes formularon públicamente una grave denuncia.

"Los directivos se niegan a licenciar a los trabajadores de más de 60 años y a los que pertenecen a grupos de riesgo y obliga a trabajar a los obreros que volvieron del exterior" señalan en un comunicado sus representantes gremiales.

"Falta jabón, papel y limpieza en los baños y no hay alcohol en gel en los sectores de descanso. Las únicas «medidas preventivas» que realizaron fue limitar la concurrencia al comedor, aprovechando con esta medida un control estricto con varios vigilantes para cumplir los 30 minutos y de esta manera asegurarse que la producción no se pierda ni un minuto".

Puntualizan además que la concentración de personas "se da en el micro de la empresa, en el vestuario, en los fumaderos de descanso, en el comedor y también en determinados lugares de trabajo donde la producción se hace en equipo".

Los trabajadores de la fábrica evalúan realizar las denuncias correspondientes ante las autoridades competentes y eventualmente realizar medidas de fuerza directas si la empresa insiste con su actitud.

Fuente: Portal de Noticias