El informe se basó en 42 comercios de treinta localidades bonaerenses. La idea del operativo también fue controlar el cumplimiento del programa tanto en lo relativo al precio, al stock, la reposición permanente de los artículos de la lista y a la identificación y visibilidad de las mercaderías.

"Si no hay controles para que se garanticen los productos a los valores anunciados, estamos ante una maniobra marketinera más que frente a un plan para beneficiar a los consumidores, donde el gobierno parece defender más a los grandes empresarios que a la gente”, manifestó el Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino.

Algunas de los municipios abordados fueron Bahía Blanca, Pigüe, Bolívar, Coronel Suárez, Balcarce, Mar del Plata, Ituzaingó, Zarate, Saladillo, San Nicolás, Pergamino, La Plata, Ensenada, Mercedes, Lomas de Zamora, Tigre y Berazategui.