El ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, ordenó la llegada de unos 6.000 agentes de las fuerzas federales al Conurbano bonaerense.

En ese sentido, remarcó que ya se implementó un operativo llamado Terminales de Trenes Seguras e indicó que “antes las fuerzas federales estaban adentro de las estaciones, pero la mayoría de los delitos se produce en los alrededores”.

Por ello, Gendarmería Nacional y Prefectura Naval comenzarán a realizar controles y patrullajes en los ramales de las líneas de trenes Roca y Belgrano Sur. La Plata, Berazategui, Avellaneda, La Matanza, Lanús y Lomas de Zamora serán los lugares donde habrá mayor presencia de los agentes.

“Estamos trabajando en el Conurbano para evitar robos, tenemos que cumplir con el cometido”, afirmó Fernández, aunque reconoció que “falta mucho aún sobre el tema de la seguridad, pero estamos trabajando y poniendo las fuerzas para poder resolverlo”.

Los asesinatos de un policía de la ciudad en Tres de Febrero, de un joven estudiante en Quilmes y de un comerciante platense en Lanús pusieron sobre el tapete el tema de la inseguridad, lo que provocó que desde la cartera de Nación buscaran colaborar con la Provincia, por lo que el arribo de agentes federales fue coordinado con el gobernador Axel Kicillof, quien en los últimos días anunció aumentos salariales para la Policía Bonaerense y agentes del Servicio Penitenciario.

El desembarco de Gendarmería, la Policía Federal y Prefectura busca reforzar el trabajo de la Policía Bonaerense, en especial en los puntos más calientes para bajar las cifras delictivas en la Provincia.