La Cámara de Diputados de la Provincia aprobó y giró al Senado un proyecto de ley que declara interés público a las Asociaciones Civiles sin fines de lucro y prevé una serie de beneficios ante la emergencia por la pandemia.

La iniciativa, impulsada por el presidente del bloque del Frente de Todos Facundo Tignanelli, establece una tarifa cero de servicios públicos de agua, gas, electricidad, Internet, Telefonía Móvil y Fija para asociaciones civiles con menores ingresos durante el plazo que dure la emergencia sanitaria en la Provincia. Además, plantea el pago por consumo real de dichos servicios para las demás asociaciones de primer grado.

Durante su intervención en el recinto, el autor de la iniciativa sostuvo: “el objetivo de esta ley es facilitar una protección mayor del Estado a asociaciones como centros de jubilados, clubes de barrio, centros culturales y sociedades de fomento, asociaciones de migrantes, entre otras, en el ámbito de la provincia de Buenos Aires”.

La norma, que espera por su tratamiento en Senadores, exceptúa del pago del Impuesto Inmobiliario a las asociaciones civiles de hasta 100 socios o con ingresos anuales totales mayores a la categoría G del monotributo para aquellos inmuebles que se utilicen para fines puntuales.

“Quienes conocimos la vida dentro de cualquiera de estas instituciones tenemos un profundo afecto y cariño por ellas, y sabemos las complejidades que tienen que afrontar” sostuvo Tignanelli. Y agregó: “Quienes las llevan adelante son muchas veces héroes anónimos de la sociedad, vecinos y vecinas que se organizan en función del bien común. Acá el Estado tiene que ayudar, no puede tratarlas como una simple sociedad comercial”.

También se otorgará una prórroga de plazos para la presentación de documentación asamblearia y se condonarán las deudas documentales hasta el 31/12/2014. Se les brindará una cuenta bancaria gratuita y se las eximirá del impuesto inmobiliario. Además, se declara la inembargabilidad e inejecutabilidad de los inmuebles.

Sobre el rol de las asociaciones civiles y clubes de barrio durante la pandemia, el legislador del oficialismo resaltó que “muchas de ellas se pusieron a disposición de la Provincia para llevar adelante centros de aislamiento, logística y ollas populares. La mitad no tienen los papeles en orden porque siempre el Estado las asemejó a entidades comerciales”.