Así lo informaron desde el Frente de Unidad Docente Bonaerense. Se espera que haya comunicación recién la semana próxima. Hoy Suteba decide las medidas a protestas a tomar.

El gobierno de la provincia de Buenos Aires convocará la semana próxima a los gremios docentes a una nueva reunión con el objetivo de destrabar las negociaciones sobre el aumento salarial para el sector. Pero los sindicatos advirtieron que continuarán con acciones de protesta hasta que se formalice el llamado.

Si bien resta definir el día exacto en que los sindicatos docentes y los funcionarios volverán a reunirse, fuentes del Ejecutivo bonaerense confiaron que será "a comienzos de la semana entrante".

Mientras aguardan la convocatoria, el Frente de Unidad Docente Bonaerense (AMET, FEB, Sadop, Suteba, UDA y Udocba) definió este jueves "continuar con las acciones de protesta que se están realizando en los distritos, con la modalidad que cada uno determine, en el marco de unidad de todos los gremios docentes".

En un comunicado consignaron que "la gobernadora María Eugenia Vidal tiene en sus manos la responsabilidad y la posibilidad" de resolver el conflicto. "Debe convocar a los docentes, hacer una propuesta salarial digna y dejar de lado toda batalla que afecte y ponga en riesgo el derecho a la educación", sostuvieron.

Esta mañana, la secretaria general de Suteba de La Matanza, Romina Del Pla, anticipó que su seccional está "en asamblea permanente" y añadió que este jueves volverán a reunirse para evaluar los pasos a seguir.

"Yo votaría renovar el paro hasta el lunes. Le diría al gobierno que haga una oferta. Hay muchas provincias que no cerraron, no sólo Buenos Aires. Tiene que generar una partida la Nación para que las provincias puedan negociar", insistió la referente sindical.

La última propuesta formulada por el Ejecutivo provincial fue un aumento para 2017 del 19 por ciento en tres cuotas con ajuste por inflación.

A ello hay que sumarle un pago no remunerativo (no aplica a los jubilados ni al aguinaldo y no lo cobran las nuevas maestras) de 500 pesos y por única vez como "compensación" por la pérdida de poder adquisitivo en 2016.

Mientras se resuelve el conflicto, el gobierno ya depositó a los maestros una suma fija que va de los 1.500 a los 3.500 pesos a cuenta de los futuros aumentos.