Julián Domínguez levantó el guante y se mostró ayer con 17 intendentes para tratar de opacar el lanzamiento de Aníbal Fernández, que le abrió otro frente en la primaria del Frente para la Victoria por la gobernación bonaerense.

Aníbal anunció su candidatura el miércoles por la noche en el hotel NH Tango del centro porteño y logró reunir a varios de los intendentes del Conurbano. Entre ellos estaba el de La Matanza, Fernando Espinoza, que lanzará su propia candidatura a gobernador en las próximas semanas.

En el Congreso, diputados cercanos a Dominguez que estuvieron en el acto de Anibal, aclararon que su candidato es el presidente de la Cámara de Diputados.

Domínguez, entonces, encabezó en Cañuelas un seminario que impulsa la creación de una universidad para la Cuenca del Salado, lo que usó como excusa para reunir a casi 30 dirigentes, entre los que se encontraba el intendente de Berazategui, Juan Patricio Mussi, quien es su virtual compañero de fórmula.

Del encuentro participaron los intendentes de localidades chicas. En ese sentido, estuvieron José Manuel Inza, de Azul; Gastón Arias, de Brandsen; Mario Secco, de Ensenada; Juan Carlos Veramendi, de General Paz; Ricardo Curutchet, de Marcos Paz; Raúl Basualdo, de Monte; Santiago Maggiotti, de Navarro; José Mártinez, de González Chávez; Juan Carlos Gasparini, de Roque Pérez; Daniel Di Sabatino, de San Vicente; Juan Antonio Delfino, de Suipacha; Gustavo Cocconi, de Tapalqué; Hector Olivera, de Tordillo; Gustavo Arrieta, de Cañuelas: Carlos Sánchez, de Tres Arroyos; y Jorge Eijo, de General Belgrano.

Además estuvieron presentes los diputados nacionales Carlos Kunkel, Andrea García, Mario Oporto, Gastón Harispe y Ariel Pasini; y los legisladores provinciales Patricio García, Walter Abarca, Aníbal Regueiro y Cristina Fioramonti.