El intendente de Pehuajó, Pablo Zurro, y el de 9 de Julio, Mariano Barroso, tuvieron una acalorada discusión que casi pasa a mayores, este jueves por la noche, en uno de los encuentros que pactó Axel Kicillof y su entorno con los dirigentes en La Plata.

Ambos jefes comunales protagonizaron una fuerte disputa que, según trascendió, se originó por diferencias de opinión en el manejo de la región sanitaria II.

Por lo que relataron fuentes cercanas al hecho, el intendente Barroso, identificado políticamente con el PRO, señaló el mal funcionamiento de la estructura correspondiente a la zona noroeste de la Provincia de Buenos Aires. Zurro, del Frente de Todos, reaccionó ante la acusación.

Uno de los detalles de la discusión fue que el ministro de Salud de la Provincia, Daniel Gollán, le dio la derecha al jefe de gobierno de 9 de Julio en su apreciación. El mandatario de Pehuajó contradijo al alto funcionario (del mismo ‘color’ político) y a continuación increpó a su homónimo, llegando a pechearlo.

La actitud no sólo fue reprochada en general por la predisposición a la prepotencia, sino que en particular se observó la violación de una de las normas del encuentro, que indicaba respetar una distancia prudencial entre personas por el protocolo contra el Coronavirus.

Barroso es uno de los actores clave de la construcción territorial de Jorge Macri (Intendente de Vicente López) en la sección Cuarta. Además, durante la gestión de María Eugenia Vidal era quien, junto al jefe comunal de Junín, Pablo Petrecca, tenía bajo su gestión la región sanitaria II.

El incidente motivó la conclusión del encuentro por parte del Jefe de Gabinete de la Provincia, Carlos Bianco, quien se encontraba encabezando el encuentro. Axel Kicillof no se encontraba presenciando esta tercera reunión entre autoridades provinciales y jefes municipales.