La salida de Felipe Solá impactó sobre la estructura del Frente Renovador, no solo en el Congreso nacional, sino también en muchas legislaturas de Buenos Aires. Por lo menos en 37 localidades el massismo cambió su composición por la fuga de concejales. El "efecto Solá" empieza a sentirse con fuerza. 

Como informó Primereando Las Noticias, los casos más resonantes fueron los de La Matanza, Avellaneda, Berazategui, Quilmes y La Plata. Sin embargo, la crisis alcanza al FR en 37 localidades de toda la provincia. 

En La Matanza, el massismo perdió a los ediles Héctor Mantello y Ricardo Valdez, que se pasaron a "Red x Argentina", nuevo espacio de Solá. "La creación de un nuevo bloque #RedXArgentina junto al compañero y presidente @ChoperValdez en La Matanza nos permite ser más amplios y no quedarnos en la foto de un peronismo para 4 o una colectora de Cambiemos, no tenemos el peronómetro, vamos a buscar la unidad en el distrito", reconoció Mantello. 

Con respecto a los municipios, un caso llamativo es el de Tigre, donde gobierna el massismo a través de Julio Zamora, que hasta hace un tiempo podía ser considerado un delfín de Sergio Massa. Sin embargo, esa relación política tampoco pasa por su mejor momento: “Pienso que el kirchnerismo es el sector del peronismo que más votos sacó, sería aberrante decir que no pueden formar parte de un frente opositor”, declaró Zamora tomando distancia de los planteos de su jefe político. 

Por el momento, el quiebre no llegó a las cámaras de la legislatura de PBA, aunque hay muchos rumores al respecto. Massa se encuentra así en un laberinto: sigue apostando a la tercera vía (ni macrismo ni kirchnerismo) aunque cada vez menos tropa propia está convencida de esa apuesta.