La gobernadora de Buenos Aires está estudiando comprar la patente a la empresa sudafricana Paramount Group para producir un moderno vehículo “antimotines” diseñado para barrer multitudes. 

La mandataría bonaerense, María Eugenia Vidal, no sólo aplica su lógica guerrerista en la negociación paritaria con los docentes, sino que evalúa utilizar una tanqueta blindada para reprimir movilizaciones o cortes de calles.

La introducción al país del blindado Maverick es a través de la empresa Codesur, la cual es parte de un programa regional diseñado por ambas compañías para presentar en América Latina los sistemas terrestres desarrollados por la empresa sudafricana Paramount Group.

El blindado fue recientemente probado por las fuerzas de seguridad nacionales así como por el Batallón de Operaciones Policiales Especiales de la Policía Militar de Río de Janeiro, quienes calificaron como “exitosa” y donde ya se inició un proceso de licitación.

El vehículo antiprotestas tiene una maniobridad y radio de giro pensado para utilizarlo en las ciudades. Además, tiene una sofisticado sistemas de armamento, con un caño para lanzar gases lacrimógenos, otro para balas de goma y un hidrante, con el objetivo de dispersar futuros manifestantes.

El artefacto cuenta con vidrios blindados, cámara de circuito cerrado y otros sistemas de innovación que brindan actualización continua en tiempo real.

Según se pudo saber, las autoridades de la Policía de la Provincia de Buenos Aires se encuentran en etapa de evaluación y posible incorporación del vehículo.