El Banco Provincia devolverá a sus empleados los salarios descontados por las medidas de fuerza realizadas durante 2017 y 2018, bajo la gestión de María Eugenia Vidal, en reclamo por las modificaciones en las condiciones de jubilación del personal.

En este sentido, el gobernador bonaerense Axel Kicillof indicó que “a la vez que se le sacaban derechos, se intentaba que ni siquiera pudieran manifestar como corresponde su disconformidad y malestar” y agregó que esos descuentos fueron “persecutorios”.

La decisión se concretó a partir de la firma de un convenio entre Kicillof, el presidente del Banco Provincia, Juan Cuattromo, y el secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo.

La devolución de los salarios descontados será una suma no remunerativa de carácter excepcional, por el monto nominal más un índice de actualización acordado entre ambas instituciones, a abonarse en diez cuotas mensuales y consecutivas.

“Cuattromo y este Directorio, en diálogo con los trabajadores, decidieron reparar el daño que se había hecho. Estamos tratando de curar una herida y una vergüenza para la historia del banco”, dijo el gobernador.

Por su parte, el titular del banco sostuvo que en la gestión de Vidal “había un gobierno provincial que estigmatizaba a sus trabajadores” y advirtió que, ahora, la conducción apuesta “al diálogo entre nosotros y a la solidaridad entre el Banco y la provincia”.

El descuento en sus haberles lo impulsó el gobierno anterior a raíz de las jornadas de protestas realizadas por la Asociación Bancaria durante diciembre de 2017 y febrero, abril, junio, septiembre y noviembre de 2018, con un nivel de acatamiento que en algunos días alcanzó al 85% del personal.

El origen de la protesta fue la sanción de la Ley Provincial Nº 15.008, que modificó de forma unilateral diversos aspectos vinculados a la Caja de Jubilaciones, Subsidios y Pensiones del Personal del Banco de la Provincia de Buenos Aires.

Por su parte, la conducción nacional de la Asociación Bancaria celebró el acuerdo que permitirá la devolución a los trabajadores del Banco de la Provincia de Buenos Aires de los salarios descontados.

De esta manera, el gremio consideró que el convenio es “una justa reparación”, ya que los días descontados implicaron “el incumplimiento de la Constitución” porque “los trabajadores del Bapro resistieron la conculcación de derechos previsionales adquiridos”.