Según datos de la consultora Inteligencia Analítica, el Frente de Todos perdió en la provincia de Buenos Aires casi 900 mil votos de las elecciones de 2019 entre las personas que se ausentaron en las PASO del 12 de septiembre.

Estos números, sumado a que la mayor parte del ausentismo se dio en barrios populares y humildes del conurbano bonaerense y que en distritos como La Matanza el Frente de Izquierda triplicó los votos, son los que se analizaron este lunes en la mesa de campaña que se activó tras las PASO y que busca recuperar la base electoral perdida del peronismo.

Según trascendió, la mesa está integrada por el propio gobernador Axel Kicillof, Máximo Kirchner, Sergio Massa, Jorge Ferraresi, Fernando Espinoza, y la incorporación de los dos nuevos funcionarios bonaerenses, el Jefe de Gabinete Martín Insaurralde y el ministro de Infrastructura Leonardo Nardini.  

Para el oficialismo, el músculo territorial de los intendentes será un factor clave para revertir el resultado de las PASO, donde el Frente de Todos perdió por cerca de 370 mil votos frente a la sumatoria de Juntos. “Mucha territorialidad para conectar con las necesidades urgentes de los barrios populares” fue la respuesta de un colaborador cercano a un integrante de la mesa colegiada que tendrá a cargo la planificación y coordinación de las actividades de campaña de cara las generales de noviembre.

Cabe recordar que hasta el 20 de octubre se podrán hacer anuncios y actos relacionados a la gestión. Tras esa fecha, las actividades serán netamente de campaña y recorridas de candidatos.