Los funcionarios públicos de la provincia de Buenos Aires no podrán designar a familiares en plantas permanentes o transitorias en la jurisdicción en la que cumplan funciones, según un proyecto de ley presentado en la Cámara de Diputados bonaerense.

Se trata del proyecto de “Ética y Transparencia para el ejercicio de la función pública” que presentó hoy el diputado del Frente Renovador, Lisandro Bonelli.

La iniciativa es un Código que establece un conjunto de deberes, prohibiciones e incompatibilidades aplicables, sin excepción, a todas las personas que se desempeñen en la función pública en todos sus niveles y jerarquías.

“Planteamos que aquellas personas que están en la función pública no van a poder nombrar a familiares en planta permanente o transitoria, porque después termina el mandato o el trabajo de ese funcionario, y deja a toda su familia dentro del sistema”, explicó el legislador.

La iniciativa dispone además que ninguna persona “podrá desempeñarse en más de un empleo, cargo o función pública remunerada, cualquiera sea su categoría o característica, dentro del ámbito de cualquier administración estatal provincial o municipal”, a excepción del cargo docente.

Además establece la obligatoriedad de presentar declaraciones juradas de bienes a los funcionarios, tal como lo dispuso la gobernador María Eugenia Vidal por decreto, aunque incluye a los legisladores y funcionarios del Poder Judicial.