A partir de las 16, los principales dirigentes de los partidos del FIT encabezarán una conferencia de prensa en el porteño Hotel Castelar (Avenida de Mayo 1152) impulsando "el voto blanco o nulo desde la defensa de la independencia política de los trabajadores, y de la lucha por una alternativa política propia".

"Cada voto en blanco o nulo desde esta perspectiva reforzará la lucha del pueblo trabajador contra el ajuste que preparan Macri o Scioli”, señalaron desde el FIT en un comunicado de prensa.

La izquierda trotskista ratifica así la postura que ya habían adelantado antes de las elecciones generales, cuando habían anunciado que en caso de no llegar al balotaje pedirían a sus votantes y militantes que se abstengan de votar por otros candidatos.

En esta línea, el ex candidato presidencial Nicolás Del Caño realizó ayer una presentación ante el Juzgado Federal número 1 con competencia electoral a fin de solicitar que se “otorguen espacios de radio y televisión a las organizaciones políticas con personería jurídica que convocan a votar en blanco".

Asimismo se anunció que reclamará a la magistrada que "se habilite legalmente a los fiscales del voto en blanco”.

Por otro lado, el colectivo Pueblo En Marcha dio a conocer su posicionamiento a través de un comunicado de prensa en el que afirman no sentirse representados por ninguno de los candidatos, por lo que entienden que "gane quien gane, la tarea estratégica es preparar la movilización social para resistir el giro conservador y construir una alternativa política emancipatoria".

"Más allá de los diferentes posicionamientos tácticos frente al balotaje, después del 22 de noviembre debemos seguir trabajando para generar en la Argentina la alternativa que falta, haciéndonos cargo de las limitaciones propias y construyendo, junto al conjunto de las organizaciones populares, la unidad necesaria para la etapa y las tareas que se nos vienen", explicaron.

Por fuera del FIT, el Nuevo MAS también se manifestó a favor del voto en blanco porque consideran que es falso que "existan sólo dos opciones".

"Los trabajadores tienen una tercera posibilidad que es votar en blanco, negándose a avalar cualquiera de los dos candidatos del ajuste", señalaron desde el partido que conducen Héctor Heberling y Manuela Castañeira.