En febrero pasado, la Junta había decretado la caducidad de la personería política del partido que a nivel nacional lidera Mauricio Macri porque no había obtenido en los comicios de 2011 y 2013 los votos del al menos el 2 por ciento del padrón electoral, tal como lo exige la ley.

Fuentes de la Junta Electoral informaron a DyN que el rechazo fue resuelto por decisión unánime de los integrantes de ese organismo.

El apoderado del PRO provincial, Julio Garro, aclaró, por su parte, que esa determinación es "un tema meramente administrativo" y pidió "llevar tranquilidad porque el PRO va a participar de las elecciones en la provincia".

Garro, en declaraciones a DyN, había reconocido ayer que en el macrismo tenían un "plan B", dijo, por si se producía el rechazo del planteo, tal como se confirmó hoy.

En ese sentido, reveló que el partido ya inscribió otros sellos que podrían ser utilizados en caso de no poder contar con el de PRO.

El trámite que terminó en caducidad comenzó en marzo de 2014, cuando el PRO fue intimado a presentar "descargos" luego de corroborarse que "la fuerza política estaría encuadrada en la causal de caducidad, toda vez que no alcanzó el 2 por ciento del padrón electoral en las elecciones de 2011 y 2013".

Tras la intimación, los apoderados partidarios alegaron que en ambas elecciones la fuerza participó con "distintas estrategias electorales", ya que en 2011 llevó su sello y en 2013 formó "alianzas con otros partidos".

De esta forma, aseguró, no se le computó al PRO los votos obtenidos por las coaliciones que respondían a la lista macrista.

Este planteo fue rechazado el 26 de febrero último por la Junta, al considerar que "los argumentos vertidos no resultan suficientes para modificar la situación en la que ha quedado encuadrada la fuerza política", y decretó la caducidad, impidiendo a ese espacio utilizar el sello en el siguiente acto eleccionario.

No conforme con lo decidido, el PRO presentó el recurso de revocatoria que hoy fue rechazado.