A través de un decreto municipal el intendente Julio Zamora autorizó el trabajo de jardineros y pileteros en los barrios privados del Municipio de Tigre. La decisión contrapone tanto el DNU que firmó Alberto Fernández como lo hecho por el gobernador Axel Kicillof y rompe con la obligación de mantenerse en sus casas.

La polémica medida que beneficia a los sectores más ricos de Tigre se enmarca en la lucha contra la problemática del Dengue, Zica y Chikungunya en el distrito que comanda Zamora.

En ese sentido, la resolución municipal detalla que, “Si bien el DNU 260/20 dictado por el Poder Ejecutivo Nacional en su Art 6 nomina a los oficios y profesionales exentos del deber de aislamiento social obligatorio, en el mismo no se contempla oficios y actividades que resultan necesitas e imprescindibles para la lucha la proliferación de otras enfermedades”.

En consecuencia, la disposición autoriza que desde el primero de abril se realicen “tereas de desmalezado, corte de pasto, fumigación y tratamiento de ojos de agua” en el municipio, y oportunamente agrega: “Incluyendo los barrios cerrados, countries, condominios y centros habitacionales”, de mayor poder adquisitivo del distrito.  

La resolución agrega que tanto los pileteros como los jardineros que vayan a trabajar, deberán obtener el Certificado Único Habilitante, y al mismo tiempo obliga a los Administradores y Consorcios de Propietarios a “implementar un plan de trabajo que deberá guardar criterios de racionalidad, proporcionalidad y evitar la circulación y aglomeración de personal”.

Cabe agregar que ante el avance del Covid-19 el no cumplimiento de la cuarentena pone en peligro tanto la comunidad de Tigre como la de sus alrededores. La medida de aislamiento es clave para evitar la propagación de la pandemia que hasta este martes lleva la trágica cuenta de 26 decesos y alrededor de 150 contagios.