Según trascendió en las últimas horas, el PRO, dueño de la lapicera del espacio, ya prepara una lista de unidad para las PASO en la provincia. Sólo irían a internas en distritos donde no gobiernan.

Todos los frentes políticos ya diseñan su estrategia electoral y en la mayoría las PASO se convierten en un arma de doble filo. Pueden captar una gama algo más amplia de votantes, pero pueden debilitar al candidato que sea ungido por esa estrategia.

El intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay, informó hoy que Cambiemos "tendrá una lista de unidad" de cara las próximas elecciones de las Primarias Abiertas y Obligatorias (PASO) del mes de agosto en esa ciudad bonaerense.

"El viernes participé como integrante de la mesa provincial del PRO de la confirmación de la política de alianzas, creo que mañana se firma el acuerdo con el radicalismo, con Fe, la Coalición Cívica y otras agrupaciones", agregó.

El jefe comunal dijo que "en la provincia y en Bahía Blanca no va a haber internas y puede ser que haya PASO en algunos distritos donde no gobierna Cambiemos".

La duda está puesta en la capacidad del PRO de calmar las aguas con los radicales. Los Boina Blanca expresan sucesivamente su descontento con el rol más que secundario al que son subsumidos y quieren algo más de protagonismo.