María Eugenia Vidal dio inicio al 147° período de sesiones ordinarias en la provincia de Buenos Aires. Con el traje puesto de candidata, la gobernadora volvió a insistir, al igual que el presidente de la Nación, con su discurso de la “pesada herencia” y reivindicó la “lucha contra las mafias”.

Durante su alocución, que se extendió más de 40 minutos, no hubo una sola mención a la crítica situación de la producción industrial y la crisis que atraviesan las Pymes. Siguiendo los consejos del ecuatoriano Durán Barba, Vidal no se refirió a la economía, un anticipo de lo que será los ejes de la comunicación de Cambiemos para la campaña electoral. Tampoco habló del nivel de endeudamiento de la provincia de Buenos Aires, que creció de manera exponencial durante su gestión.

Consciente del desgaste de su imagen por el conflicto docente, la mandataria les habló a los trabajadores de la educación. “Durante el último tiempo muchos de ustedes se vieron perjudicados por el conflicto que hemos tenido con los gremios” sostuvo y agregó: “Quiero pedirles perdón si en algún momento sintieron que nos equivocamos”. Y remató con un slogan de campaña: “en este camino no están solos, estamos haciendo todo para acompañarlos”.

Desde la oposición criticaron fuertemente el discurso de la gobernadora bonaerense. “Volvió a mentir, porque en su Gobierno cerró más de 40 escuelas y es la primera Gobernadora en la historia que cierra escuelas. 8 de cada 10 docentes bajo la línea de pobreza. La inversión cayó un 38%. En 2018, faltaron más de 80 mil vacantes en el nivel inicial” sostuvo el bloque de Unidad Ciudadana en Diputados.

La única referencia al sector industrial, fuertemente golpeado por las importaciones, la caída del consumo interno y los tarifazos, apareció casi en el final de su discurso. Como una expresión de deseo, y sin un enumerar las políticas necesarias para la reactivación de la industrial, Vidal expresó: “quiero una Provincia donde nuestra industria llegue a todo el mundo”.

Eufórica y forzando la voz, María Eugenia Vidal culminó su relato con un mensaje en clave de campaña electoral. “Quiero una Provincia de pie. Este es nuestro tiempo. Esta es nuestra oportunidad. Esta es mi parte peleando por todos ustedes porque vale la pena animarse a más” fueron sus palabras de cierre ante el clásica macrista “Si, se puede”, coreado en grupo por legisladores, funcionarios e intendentes de Cambiemos.