La lectura del radicalismo es que la elección del 25 de octubre “ha sido, quizás, la más trascendente desde aquella con la que en 1983 los argentinos recuperamos la democracia con Raúl Alfonsín”.

En este fervor triunfalista, el presidente del radicalismo nacional y ex candidato presidencial en la interna de Cambiemos, Ernesto Sanz, encabezará un encuentro con intendentes y legisladores electos en la provincia de Buenos Aires para repasar las primeras acciones de gestión, ordenar la transición en los distritos y, fundamentalmente, exhibir su poder interno luego de motorizar el acuerdo con el PRO.

El encuentro tendrá lugar en la sede porteña del Comité nacional que conduce Sanz, ubicada en la calle Alsina. Allí llegarán los 37 intendentes electos, los 15 legisladores provinciales y los diputados nacionales elegidos en las elecciones del 25 de octubre pasado. También formará parte de la reunión el vicegobernador electo de Buenos Aires, Daniel Salvador y, como invitada estrella, la gobernadora electa María Eugenia Vidal.

El encuentro será un prólogo de la cumbre partidaria que se realizará el lunes próximo en Santa Fe, donde los radicales recibirán al candidato presidencial de Cambiemos, Mauricio Macri.

La jornada será aprovechada por Sanz para mostrarse como el “arquitecto” de la victoria radical en diversos puntos de la provincia y así disputar, con Salvador a la cabeza, el control del Comité Provincia dirigido por el diputado nacional Ricardo Alfonsín, quien se opuso al acuerdo de Gualeguaychú que selló la conformación del frente Cambiemos.

Con los resultados de las últimas elecciones cambió el mapa de poder interno en la UCR. Alfonsín salió debilitado tras la buena performance del radicalismo, puesto que su espacio se oponía a un frente común con el PRO y la Coalición Cívica.

Los antecedentes tampoco lo acompañan. Después de la fallida alianza electoral con Francisco De Narváez en 2011, Alfonsín fue perdiendo poder de armado en el seno del partido que su padre supo llevar a la historia en la apertura democrática.

Paradojas de la historia: la situación actual será aprovechada por Sanz, quien se imagina en un nuevo 1983, busca erigirse como el “padre de la victoria” en la provincia de Buenos Aires y, por esa vía reclamará lugares clave en la composición del Comité Provincia para avanzar sobre el alfonsinismo.