Se acabaron los tiempos en los que el sciolismo contestaba con frases esquivas y dubitativas. No hay más tiros por elevación y dejaron la estrategia de apostar a la fe y a la esperanza. Parece que la orden de La Plata es entrar en confrontación con quienes lo ataquen y así ocurrió.

Fue el propio jefe de gabinete de Daniel Scioli el encargado de hacer punta de lanza. Alberto Perez le contestó a Randazzo y lo acusó de hacerle el juego a Mauricio Macri por sus dichos en los que ubicaba a DOS como parte del poder económico de la Argentina.

"Le está haciendo el juego a Macri, que hoy es el que se presenta como la alternativa de este proyecto político", sentenció Perez.

Según el sciolista "la alternativa a esto es Macri y volver con sus presuntos cambios, volver realidad la historia argentina para atrás".

El jefe de gabinete de DOS definió al ministro del Interior como "un compañero que hoy cumple una función en el Gobierno nacional, que nunca lo votó nadie", y criticó "que cuestione a alguien con la legitimidad de Daniel, electo vicepresidente, dos veces diputado, dos veces gobernador, que hizo las transformaciones junto al Gobierno nacional".

"Creo que nadie debe colgarse de nadie para ser candidato, sí de las políticas que generaron Néstor y Cristina Kirchner, pero no de las polleras como para poder elegirse un candidato", concluyó Pérez.

El cambio de actitud del sciolismo marca la suba de temperatura en una campaña por la precandidatura presidencial que parece tenerlos a DOS y Randazzo como competidores excluyentes en el Frente para la Victoria.

La idea de la Ola Naranja es tirarle con los votos por la cabeza al ministro. Además, tratarán de instalar la idea de que alguien que no fue ni intendente ni gobernador no puede ser presidente.