Emilio Monzó juega a dos puntas. Mientras tira guiños y negocia con Alberto Fernández lugares y leyes, en Buenos Aires avanza en una articulación con Jorge Macri para destronar a María Eugenia Vidal del liderazgo opositor. Hablan de un 2023 sin la reciente gobernadora.

En una cumbre Selquet, el restaurante ubicado en una de las esquinas más cotizadas de la Ciudad, los dirigentes charlaron durante dos horas y media para dejar atrás el abismo que los separó en los últimos años, reseñó el portal macrista La Política Online. 

Todavía falta mucho para 2023, que queda lejísimo. Pero esos movimientos dan cuenta de que muchos dirigentes que pasaron por el macrismo están muy disconformes con el liderazgo que supo tener Vidal. No ven futuro con ella encabezando. Se sumarían a ese espacio Gustavo Posse y el ex ministro Joaquín De la Torre.

En las próximas semanas, habrá que renovar las autoridades del PRO bonaerense y habrá que ver si Vidal, hasta ayer la dirigente con mayor estrella en Cambiemos, sigue como presidenta del partido. O será el turno del volver al llano...