La gobernadora María Eugenia Vidal está pasando su peor momento desde que llegó a La Plata. El escándalo por los aportantes truchos parece no acabar nunca y se agrupan las causas en la Justicia. Ella es la principal responsable política ya que es la presidenta del PRO bonaerense, el principal partido involucrado en el esçandalo. 

El caso estalló hace más de 30 días, pero Vidal sigue sin hacerse cargo de la situación. Sólo atinó a echar a Fernanda Inza, quien era su mano derecha hasta hace unos días. En las redes sociales, prácticamente no interviene la mandataria. 

Hoy, el oficialismo saldrá a las calles en un nuevo timbreo en medio de ese escándalo y de la profundización del ajuste social. Ayer, de hecho, se anunció un nuevo tarifazo en el transporte público y la eliminación de 100 mil asignaciones familiares. 

Por eso, el de hoy será un timbreo muy cuidado. El oficialismo recorrerá unas pocas casas de personas cercanas a la militancia de Cambiemos. Vidal intentará mostrar algunas fotos donde se la vea sonriente junto a los vecinos. Todos satisfechos con las políticas nacionales, claro.