El gobierno de la Provincia oficializó este jueves una resolución que establece el cese jubilatorio del personal docente, que al 31 de diciembre del año pasado hubiera alcanzado los 60 años y 30 años de servicios. Desde el Frente de Unidad Docente denuncian que se atenta contra el derecho de acceder a un mejor haber.

Luego de la oferta de un 15 por ciento de aumento, la misma por tercera vez consecutiva, en la discusión paritaria, el gobierno de María Eugenia Vidal avanzó con una medida que recrudece la tensión con el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUBD). Se trata de la resolución 2014 del 2016, que había quedado suspendida luego de la presentación de una cautelar de los gremios, que jubila de oficio a docentes que alcancen los 60 años de edad y 30 de servicio.

Desde el FUBD advirtieron que esta medida atenta contra el derecho de los trabajadores de acceder a un mejor anticipo y haber jubilatorio. Además, advierten que las excesivas demoras en la entrega del código jubilatorio (en algunos casos tardan años) deja al docente cesado sin obra social, sin aguinaldo y sin aumentos durante largos períodos hasta que finalmente accede a su jubilación.

Sobre la medida, la Secretaria de Jubilación de Suteba, Marina Mapelli, sostuvo: “Estamos ante un cese compulsivo de 3 mil docentes, cercenando sus derechos con un anticipo jubilatorio, con un monto del 60 por ciento del sueldo básico, antigüedad, y cifras remunerativas del último cargo desempañado, sin aumentos ni aguinaldo”.

Según la dirigente gremial, la resolución coarta el derecho de los trabajadores de elegir el mejor cargo para jubilarse, ni tampoco acceder a un mejor porcentaje de anticipo a la espera de la jubilación. “Mientras esperan que le entreguen el código jubilatorio, el docente se queda sin aumento, recomposición y sin cobertura de IOMA” sostuvo Mapelli y denunció que “es un atropello al carácter alimentario del salario que afecta la salud, la integridad física y psíquica de las personas”.