Es un proceso inverso al del Frente Renovador. Mientras que en el massismo los nombres se depuran por razones varias, en el Frente para la Victoria se multiplican los precandidatos y la lista parece interminable.

Ahora es el turno de Aníbal Fernández. El jefe de Gabinete anunció que este miércoles 6 a las 18 horas se lanza formalmente desde el Hotel NH. El hecho sucede tras el intento fallido de ir por el sillón de Rivadavia. Asimismo aclaró que la Gobernación “no es un premio consuelo”.

Con la postulación del exintendente de Quilmes, la nómina de precandidatos del oficialismo ronda la docena. La excesiva cifra se explica, en parte, por la falta de una figura que eclipse al resto.

PRIMEREANDO consultó a los distintos sectores para componer el panorama electoral que se avecina en el FpV. Por lo pronto de manera oficial ninguno se resigna a dar el paso al costado. En todo caso, lo que imperan son acuerdos de entendimiento.

En ese marco es que se agrupan Julián Domínguez y Patricio Mussi. El presidente de la cámara de Diputados y el intendente de Berazategui fueron los primeros en acerarse como una forma de potenciar las expectativas.

Lo mismo sucede con Diego Bossio y Sergio Berni. El titular de la ANSES saca chapa de ser el que mejor mide y se siente cómodo con la idea de que lo vinculen al secretario de Seguridad.

Por su lado, los voceros de Fernando Espinoza avisan que “de ninguna manera se baja”. Desde la órbita naranja verían con buenos ojos que el intendente de La Matanza y también presidente del PJ Bonaerense haga migas con la ministra de Gobierno de Daniel Scioli, Cristina Ávarez Rodríguez. La blonda está entre quienes se lanzaron aunque casi no hace campaña propia.

Respecto Aníbal Fernández, una posibilidad es que se acerque al vicegobernador Gabriel Mariotto. Ambos poseen una relación muy estrecha que se confirma en los vínculos que mantienen incluso a nivel personal.

En tanto, el líder de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella continúa adentro ya que desde el PJ entienden que su postulación es necesaria. En el juego de parejas, lo ligan con el Chino Navarro, aunque por ahora es algo lejano y hoy mismo Adrian Grana lo desmintió a PRIMEREANDO.

Para lo único que haría consenso es para apartar a Martín Insaurralde. El repudio generalizado de la dirigencia hacia el jefe comunal de Lomas por su coqueteo con el massimo no le impide ser uno de los que mide bien para el cargo. Por ello Scioli podría permitirle ir en una lista colectora que lleve su nombre para la presidencia.

De todos modos, el juego de parejas por semejanza hay que tomarlo con pinzas. Un conocedor del paño le explicó a PRIMEREANDO que las “fórmulas para ganar la Provincia tienden a ser complementarias”. Lo que suele buscarse es que “contengan sectores diversos en lo interno del movimiento y en cuanto a representación del electorado”. Estos conceptos pueden graficarse con claridad en lo que en su momento fue la fórmula de Daniel Scioli con Gabriel Mariotto, en 2011.

Desde luego, no todas las postulaciones aspiran a terminar a primeras. Algunos salen a hacer campaña para luego negociar su aporte a los potenciales ganadores. En esos casos, puede pensarse en yuntas más "ortodoxas", explica la misma fuente.

Hasta la reforma electoral que instauró las PASO todos estos movimientos solían producirse intrapartidamiente y no salían tanto a la luz. Es por eso que esta primera experiencia real de Primarias (ya que en el 2011 hubo lista única) genera que parte de los arreglos y las negociaciones se produzcan en el ámbito público.

Sería insólito que la casi docena de candidatos se presente en agosto y hasta contraproducente desde lo electoral. Basta para ello mirar la mala experiencia para el FpV de las PASO porteñas. Lo más lógico es que luego del lanzamiento de Aníbal comience lentamente a achicarse la extensa lista. Sin embargo, al ser un terreno relativamente desconocido, el margen para los imprevistos y la improvisación es amplio. Habrá que esperar.