La causa que investiga una posible red de espionaje ilegal que se habría montado durante el gobierno de María Eugenia Vidal desde Asuntos Internos, de la mano de su titular, Guillermo Berra, sumó un nuevo capítulo hoy. El propio Berra declaró en carácter de imputado y se deslindó de las acusaciones, pero apuntó a Cristian Ritondo, ex ministro de Seguridad bonaerense y actual diputado nacional. 

Berra y su pareja, Rosario Sardiña, están imputados por los delitos de abuso de autoridad y peculado. La principal prueba contra el ex interventor de Asuntos Internos es la contratación de miles informes de crédito -Nosis- y de tareas de seguimiento respecto de personal policial pero también sobre políticos, funcionarios y hasta miembros del Poder Judicial, reseñó Infocielo. 

Como Asuntos Internos sólo puede investigar a policías, se consideró que esas operaciones, sobre objetivos civiles, constituían espionaje ilegal, a la usanza de Cambiemos.

Berra explicó por qué pidió los nosis amparándose en su labor de auditor general. “Todas las investigaciones tenían un vínculo con actividades policiales inmiscuidas en la investigación de un ilícito”. “Jamás hizo investigación judicial o espionaje, siempre siguió vínculos policiales”, sostuvo su abogado, Marcelo Peña.

En ese sentido, aseguró que la investigación sobre la fiscal Silvina Langone se debió a su vínculo con Tulio Marcheto, quien a su vez tenía un vínculo laboral Néstor Martín, el “comisario millonario” que inició con su denuncia la investigación que tiene contra las cuerdas a Berra.

Lo más sustancioso de la deposición de Berra fue, sin embargo, que apuntó a sus “superiores”, es decir a Cristian Ritondo, por entonces Ministro de Seguridad bonaerense. Es porque de los más de 48 mil informes comerciales solicitados, sólo 1.400 se le pudieron atribuir a Berra. ¿Quién encargó los más de 46 mil restantes?

“Acá está fallando algo, porque de 46 mil nosis que faltan acreditarse, surge que eran pedidos por el área de inteligencia criminal, narcotráfico”, señaló Peña. Por eso, Berra pidió que la investigación se “amplíe” hacia sus superiores inmediatos.