Así como los docentes salieron velozmente a hacer gestos al gobierno bonaerense electo, los estatales movieron sus fichas. Mostraron su postura, mostraron los dientes y marcaron cuál será su límite.

El secretario General de ATE bonaerense, Oscar De Isasi, uno de los más críticos de la gestión de Daniel Scioli precisó que seguirán "haciéndole al gobierno de la provincia sus reclamos hasta que termine su mandato y también al que asuma"

"Hay una deuda con los estatales en materia salarial, entre otros puntos", lanzó el titular de los estatales que también conduce la CTA Autónoma provincial.

"Nosotros entendemos que el gobierno que viene debe invertir en las áreas sociales", opinó De Isasi.

Además el "Colo" se animó a un análisi del resultado del domingo: "Yo en lo personal pienso que el Gobierno pierde en la provincia de Buenos Aires porque hay un voto castigo muy fuerte".

En ese sentido el representante de ATE agregó que para él "la gente apeló a lo que tenía para castigar al gobierno provincial", pero que al mismo tiempo espera que la gestión de María Eugenia Vidal, "no crea que es un voto a favor del neoliberalismo ideológico".

"La gente castigó fuertemente y creo que lo que hay que hacer realmente es cambiar el rumbo de esas políticas", resumió.