En el marco de las acciones de fiscalización que comenzaron a desarrollarse en la costa atlántica y otros puntos del territorio bonaerense, agentes de ARBA intimaron a los desarrolladores de un emprendimiento inmobiliario de lujo en Mar del Plata, dado que una de las torres del predio se encontraba sin declarar ante el fisco.

Cristian Girard, director de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires, explicó que “la fiscalización catastral en estas edificaciones exclusivas, destinadas a personas de alto poder adquisitivo, apuntan a reducir la evasión en los sectores de mayor capacidad contributiva, sumando equidad y progresividad al sistema tributario”.

En octubre del año pasado, un relevamiento de ARBA detectó que más de 230 barrios privados cerrados que no estaban declarados como tales por sus propietarios, por lo que la evasión de impuestos ascendía a más de 1.500 millones de pesos al año en impuestos.

Sobre el edificio millonario intimado, Girard explicó: “en este caso, se trata de un edificio completo con más de 20 pisos, que no fue registrado como corresponde. Está ubicado en un lugar privilegiado, frente al mar, y posee departamentos con detalles de lujo. Una vez que la torre esté regularizada, la Provincia recuperará, solo considerando el período 2020, más de $1,2 millones de recaudación en el Impuesto Inmobiliario”

La torre sin declarar se encuentra en un predio del Boulevard Marítimo Patricio Peralta Ramos, en la zona de Playa Chica de Mar del Plata. El desarrollo cuenta con unidades funcionales que se venden a un valor de mercado que ronda los 400.000 o 500.000 dólares, según el número de ambientes.

Según consta en los registros de ARBA, el emprendimiento inmobiliario en cuestión incluye, en total, tres torres. Una se encuentra actualmente en construcción; otra fue inscripta por los desarrolladores en 2017, luego de una fiscalización que realizó el organismo. Y la tercera es la que se detectó ahora en infracción y deberá ser regularizada.

Estas acciones que ARBA instrumentó en el inicio de año se extenderán hasta mediados de febrero y abarcarán la costa atlántica, la región metropolitana y otros puntos de la provincia de Buenos Aires, con el objetivo de fiscalizar rubros específicos de la economía y sectores de mayor capacidad contributiva

Al lanzar la fiscalización de verano, Girard subrayó que el foco estará puesto “en detectar casos de evasión e incumplimiento, a través de herramientas tecnológicas y una labor previa de inteligencia fiscal, que posibilitará realizar controles integrales y precisos, sin afectar ni incomodar al turismo ni a los establecimientos comerciales y de servicios que están fuera del radar de estas acciones”.